Tamara llego a mi totalmente entregada , el hecho de que viajara desde Barcelona ya me llamo la atención , y cuando la conocí fue tan intenso… su sonrisa y entusiasmo me embauco , traía una imagen de una publicación de Vogue de un vestido mío y una confianza ciega en mí y eso me dio alas para devolverle ese esfuerzo y entrega, quise recompensarla buscando el tejido perfecto para ella , el bordado fue la clave de su vestido , durante el proceso disfrutamos de momentos únicos con sus padres que viajaron con ella en dos de las ocasiones y en la última prueba sus amigas la dieron una sorpresa justo coincido con la semana grande de Bilbao y pasaron con ella esa última prueba y disfrutaron de nuestras fiestas .

Ahora os dejo con los detalles contados en primera persona

Tamara

Empiezo por el día que Diego se “lanzó”, fue en Formentera el día de San Juan viendo un atardecer en la playa me regaló un solitario de Suarez. En agosto decidimos donde casarnos. Después de dar muchas vueltas aterrizamos en el Invernadero del Pazo de Santa Cruz por recomendación de Anversia (el equipo que preparó y coordinó todos los detalles de la boda). Fue entrar y decidir. Es un sitio mágico y lleno de rincones con encanto con un equipo de profesionales de 10! Además, al saber que trabajaban en exclusiva con el cathering de Pepe Solla ya no hubo ninguna duda.

Después de esto yo me pude concentrar en la búsqueda de mi vestido, y gracias a Diego que me envió una foto de Vogue acabé contactándote! En este punto ya sabes la historia del vestido. Para mí fue un continuo disfrute desde el minuto 0, el primer dibujo que me hiciste, las charlas, la tremenda búsqueda del tejido y las pruebas. A destacar la última con mis amigas y mis padres….cosa que recomiendo a todas las novias, disfrutar de ese momento merece la pena desvelar el secreto a un petit comité de expertos en ti!!!

Decidida la joya de vestido el resto de los detalles fueron decisiones fáciles. Los zapatos los compré en un viaje a Roma, en Piazza de España. Siempre supe que quería unas sandalias romanas doradas y encontré unas preciosas en Casadei. Los pendientes era de Aristocrazy, muy sencillos un topacio blanco rodeado de diamantes. Pelo suelto y natural con una tiara de estrellas de mar de mi amiga Tiarará Nya y un ramo de rosas inglesas y pitiminí en todos lila.

Diego llevó un chaqué de Scalpers, con un tejido azul de sutiles cuadros. Su sastre también era de Bilbao, así que nuestro día está especialmente conectado con esta ciudad. Los zapatos eran de Ermenegildo Zegna y llevaba el reloj que le regale de Suarez también.

De la decoración floral se encargó Hortensia, que llenó todo el pazo de flores blancas y quedó espectacular.

El día de la boda no pudo salir mejor, no falló nada! Gracias a Anversia, Diego y yo pudimos disfrutar a tope de cada minuto dejando en manos de cado uno los detalles.

Nos rodeamos de familia y amigos que nos mostraron todo su cariño, y eso fue lo que compensó el trabajo de un año medio.

En cuanto a las fotos, que te voy a contar, una imagen vale más que mil palabras y Retrato de un instante inmortalizó el día como nadie lo podría haber hecho, son los mejores!!!

Como anécdota te cuento que nos casamos por lo civil en Formentera, un año despues de que me lo pidiese. Hicimos un viaje en barco a la isla con 3 amigos y nos bajamos del barco para casarnos en el Registro de Sant Francesc, a lo hippie :) todos de blanco

Fotografías: Retrato de un Instante